Gonzales, California

Ganador del 2019 Premio a la Cultura de Salud

‘La manera de Gonzales’: El Espíritu de Colaboración Donde Todo Es Posible

En el Valle de Salinas, la “ensaladera del mundo” con campos de lechuga que se expanden como alfombras de pelo largo entre las montañas de la Costa Central de California, el pueblo de Gonzales puede ser pequeño (población 8,479), pero sus residentes se sienten orgullosos de lo que ellos llaman “la manera de Gonzales”.

Los residentes describen la manera de Gonzales como un sentimiento genuino que ellos pueden ser una fuerza para mejorar el bienestar en su comunidad. Se pregona en pancartas que cuelgan de las luces en las calles y de hecho se menciona en las conversaciones con las personas que han vivido allí toda su vida o que acaban de mudar al pueblo.

“Su actitud de sí es posible permite que la colaboración ocurra y sea exitosa y efectiva”, dice Carmen Gil, gerente de salud en todas las políticas para el Departamento de Salud del Condado de Monterrey.

Gonzales refleja cómo una comunidad pequeña puede aprovechar el conocimiento y el poder de sus residentes para crear un cambio y expandir oportunidades. Los líderes de la ciudad han realizado esfuerzos intencionales para fomentar un ambiente inclusivo, y al mismo tiempo que aprovechan los recursos y trabajan juntos para dinamizar el desarrollo económico, promover la sustentación ambiental, y crear oportunidades para los jóvenes.

 “Nosotros los escuchamos”, dice el administrador de la ciudad René Mendez, “y tratamos de entender”. 

Con abundancia de sol y viento, la ciudad está cambiando rápidamente a fuentes de energía alternativa y, a través de la iniciativa Gonzales Grows Green (G3), está trabajando con los empleadores para reducir su huella de carbono. Por décadas, los trabajadores agrícolas, principalmente de México, han llegado hasta este valle agrícola en búsqueda de trabajos.

Gonzales, California

Gonzales, California

A mother reads to her son.

Gonzales, California

Los residentes de Gonzales, California, comparten una actitud positiva y pasión para hacer de su comunidad un lugar más saludable y sostenible para vivir y trabajar.

Gonzales, California

Los residentes de Gonzales, California, comparten una actitud positiva y pasión para hacer de su comunidad un lugar más saludable y sostenible para vivir y trabajar.

—René Mendez administrador, Ciudad de Gonzales

Gran parte de los terrenos que rodean al pueblo están sembrados de extremo a extremo con variedades de lechuga, mientras que los viñedos en las cercanas montañas de Santa Lucia producen unas de las mejores uvas pinot noir y chardonnay del país.

Gonzales enfrenta retos, y destacan entre ellos la necesidad de incrementar la disponibilidad de viviendas asequibles, expandir el acceso a la atención clínica y proporcionar transporte público. Pero la comunidad demuestra la disposición y compromiso de estar abierta a las ideas y para asociarse con otros.

Alrededor del 94 por ciento de la población de Gonzales es latina, y más de un tercio de los residentes son menores de 18 años. Los residentes jóvenes se consideran un activo y están empoderados para actuar conforme a sus ideas. Los electores apoyaron este enfoque sobre la juventud cuando en el 2014 aprobaron un impuesto a las ventas de medio centavo para pagar actividades extracurriculares como programas después de la escuela y campamentos de verano; mejoras en los parques y espacios recreativos; y capacitación de carrera durante el verano. El dinero también aporta fondos para mini subvenciones de hasta $5,000 que permiten a los residentes sugerir ideas y liderar proyectos que mejorarán la calidad de vida del pueblo; son pasos pequeños pero importantes, como mejorar las mesas del comedor o añadir nuevas estaciones de hidratación para llenar las botellas de agua en las escuelas.

Alcaldesa Maria Orozco ha sido testigo de cómo Gonzales ha cambiado en sus 25 años como residente y considera que el Premio a la Cultura de Salud es un refuerzo de que la ciudad está en el camino correcto. “Ahora, los residentes están más comprometidos porque sienten que tienen un asiento en la mesa”, Orozco dice. 

Ganador del 2019 Premio a la Cultura de Salud: Gonzales, California

Una Visión Clara y Ecológica para el Crecimiento Económico

Lo primero que llama la atención en Gonzales son las turbinas eólicas gemelas que se erigen como centinelas al borde de un parque agrícola industrial en la frontera norte de la ciudad. 

Alrededor del pueblo, paneles solares dan energía a la piscina comunitaria, cuartel de policía, una planta de tratamiento de agua residual y pozos de agua. 

Treinta millas al este de la bahía de Monterrey, Gonzales aprovecha el viento y el sol para reducir su huella de carbón y demostrar cómo una comunidad puede usar su responsabilidad ambiental como una manera de fomentar la vitalidad económica. Los socios de la ciudad están combinando esfuerzos para preservar el ambiente con la necesidad de generar trabajos mejor pagados para construir una Cultura de la Salud más robusta en Gonzales.

Gonzales fue la primera ciudad en el condado de Monterrey con un plan de acción climático certificado—equisito del estado—y ya ha cumplido con su meta para el 2020 de reducción en el uso de energía y la emisión de gases de efecto invernadero.

 

 

A woman in a blue blazer smiles for a photo.

Maury Treleven, gerente del proyecto del programa Gonzales Grows Green.

—Maury Treleven gerente del proyecto, Gonzales Grows Green
A man works with heavy equipment on a farm.

Armando Martínez trabaja la línea de procesamiento de lechuga en Taylor Farms.

A woman receiving a sonogram at a clinic.

Luz García (izquierda) le da un sonograma a Barajas Quintana Rebecca (derecha) en el Centro de Imágenes Médicas de Gonzales.

“Estamos aprovechando lo que hacemos bien para atraer el desarrollo económico”, dice el administrador de la ciudad René Mendez. 

El trabajo en el medio ambiente y la economía está amparado bajo la dirección de la iniciativa Gonzales Grows Green (G3), que comenzó hace una década como la manera de la ciudad para interactuar con los negocios en las necesidades básicas como el reciclaje. La iniciativa ha crecido desde entonces para formar conexiones y relaciones valiosas que se extienden más allá de los asuntos ordinarios de la ciudad de emisión de permisos y licencias, dice Maury Treleven, gerente del proyecto G3. “Realmente nos condujo por el camino de crear relaciones a largo plazo”, dice Treleven. “Hemos podido proporcionar oportunidades para nuestros negocios porque sabemos más sobre ellos y sobre cómo operan”.          

Una de estas relaciones entró en juego hace cinco años cuando un gran empleador—Taylor Farms, una planta de procesamiento de vegetales que empaca ensaladas para las cadenas de supermercados a nivel nacional—quería expandirse. El proyecto incluía el suministro de energía desde una turbina eólica, pero enfrentaba una potencial piedra en el camino: el vuelo de los cóndores. Esta ave casi en extinción había sido reintroducida en las montañas a lo largo del Valle de Salinas, y la pregunta era si la torre de la turbina sería una amenaza para ellos. 

Los funcionarios de la ciudad primero consultaron proactivamente a una sociedad sin fines de lucro dedicada a la protección del cóndor, para poder proporcionar una respuesta. Después de investigar, Ventana Wilderness Society opinó que el hábitat del cóndor no se extendía hasta el suelo del Valle de Salinas, por lo tanto, dio al proyecto el momento para proseguir hacia la siguiente etapa del proceso regulatorio. 

“Sentamos a las personas a la mesa”, dice Mendez. La ciudad es dueña del terreno debajo de las turbinas, mientras que el desarrollador sin fines de lucro, Foundation Windpower, construyó y financió el proyecto, y Taylor Farms asumió el compromiso de utilizar su energía. Otro procesador de alimentos, Mann Packing/DelMonte Fresh, utilizará la energía de una segunda turbina eólica cuando abra una nueva planta, creando 525 puestos de trabajo. 

El compromiso con la vitalidad económica se extiende hasta los propietarios de negocios pequeños con producción local en Gonzales. La ciudad utilizó una subvención en bloque federal para el desarrollo comunitario de $400,000 para financiar un programa de préstamos rotativos a bajo interés para negocios pequeños, que ha otorgado 10 préstamos por un valor de más de $1 millón desde su comienzo en el 2010. Luz Garcia, médico asistente, recibió un préstamo por $100,000 para abrir una clínica de ultrasonido. Antes de que el Centro Médico de Imagenología de Gonzales abriera sus puertas, en un espacio adentro de la Farmacia de Gonzales en el corazón del pueblo, el paciente tenía que encontrar transporte para llegar hasta Salinas, 17 millas al norte, para realizarse un ultrasonido. “Estos servicios eran muy necesarios”, dice Garcia. 

Mendez dice que el programa de préstamo, como la iniciativa G3, fortalece las conexiones y ayuda a crear trabajos. En los últimos 15 años, la ciudad ha añadido 1,500 puestos de trabajo, en años recientes, viendo como su base fiscal se expande a una tasa anual del 9 por ciento. La corriente hacia trabajos mejor remunerados fluirá de regreso hacia la comunidad como un beneficio en salud, dice Mendez. Si una persona tiene suficientes ingresos para mantener una calidad de vida satisfactoria, añade, “se sentirá mejor, tratará mejor a las personas”.

Ganador del 2019 Premio a la Cultura de Salud: Gonzales, California

La Voz de los Jóvenes y los Roles de Liderazgo

Cuando el Ayuntamiento de la Ciudad de Gonzales aprobó una ley en el 2017 para prevenir que los menores de edad beban en las fiestas en casas, el pueblo tenía adolescentes que agradecieron el comienzo de la medida.

El Consejo Juvenil de Gonzales (GYC), un programa de liderazgo con más de una docena de estudiantes, presentó la idea ante el cuerpo de gobierno de la ciudad y dirigió una discusión sobre el asunto. 

“Si con 16 años de edad sé que mi opinión será igual cuando sea un adulto”, dice Fabiola Moreno, ahora con 18 años de edad, quien defendió la ordenanza y ahora cursa estudios de ciencias políticas en la San Diego State University. 

El trabajo del GYC refleja el compromiso de Gonzales para cultivar adolescentes como los líderes de hoy y del mañana. Uno de cada tres residentes en Gonzales es menor de 18 años. La comunidad reconoce la importancia de una perspectiva fresca, mientras encuentra las maneras de brindar a los jóvenes las herramientas que necesitan para liderar y ejercer influencia sobre el futuro de la ciudad. Tanto el Ayuntamiento de la Ciudad como la junta escolar incluyen comisionados del GYC sin derecho a voto. “Ellos hacen preguntas y también proporcionan información anecdótica sobre de la vida diaria en nuestras escuelas secundarias”, dice Yvette Irving, superintendente de escuelas. “Todo ello brinda una mejor perspectiva a los adultos toman las decisiones”.

Con la ordenanza cuyo objetivo es prevenir que los menores de edad beban en las fiestas en casa, el comisionado juvenil abogó primero por la educación—una clase sobre como beber de manera responsable y los efectos del alcohol para el infractor—seguido de un incremento en las multas para las infracciones subsiguientes. 

 

 

A image design plan for a community center.

Representaciones arquitectónicas para el futuro Centro de Innovación para Adolescentes de Gonzales.

—Fabiola Moreno estudiante, la Universidad Estatal en San Diego

Incluso se anima a los muy jóvenes para que se expresen por sí mismos. Cuando el departamento de recreación estaba construyendo una nueva “área de juegos” en el parque infantil, se consultó a los niños de cuatro y cinco años para que escogieran uno entre los dos diseños colocando monedas de plástico en cubetas como votación. “Queríamos que los niños salieran y [decirles] que está bien que ellos expresen por si mismos”, dice Sara Papineau-Brandt, coordinadora de recreación de la ciudad.

Al involucrar a los jóvenes en la dirección de su ciudad, los líderes comunitarios también están creando una conexión con sus familias, quienes pueden no estar comprometidos por otras causas debido a su estatus de inmigración o barreras de idioma. Invertir en los jóvenes nos ayuda a todos, dice el administrador de la ciudad René Mendez. “Si ellos ven lo que pueden lograr”, dice Mendez, “entonces la psique de la comunidad es muy saludable y positiva”.   

Nayeli Gomez, de 18 años, quien trabajó en una pasantía durante el verano en el Consejo de la Ciudad antes de dirigirse a la Universidad de California en Davis, sirvió como comisionado juvenil en el Ayuntamiento de la Ciudad durante la escuela secundaria. “Nunca me han dicho, ‘Oh, ella es muy joven, ella no sabe de lo que está hablando’”, dice Gomez. “Es más como que ellos están inspirados por lo que nosotros estamos haciendo”.

A través de su trabajo con CYG, Gomez ayudó a diseñar los planes para convertir una vieja oficina médica en el corazón del pueblo en un “Centro de Innovación Juvenil”, un lugar donde los estudiantes pueden pasar el rato con un propósito. Ese propósito puede ser colaborar con un proyecto escolar o perfeccionar nuevas habilidades de música y arte. Los miembros de GYC recorrieron otras sedes juveniles en el cercano Silicon Valley para adquirir ideas y diseñar juntos una propuesta para la recaudación de fondos. 

Magaly Santos, de 15 años, cuya familia trabaja en agricultura, ve su participación con GYC como una manera de retribuir. “Ahora veo cuánto me han dado mis padres”, dice Santos, añadiendo que ella quiere poner sus conocimientos y habilidades en uso “para mejorar la ciudad”. 

El interés de la comunidad en el desarrollo juvenil, así como también su disposición para colaborar, motivaron al ingeniero de software que trabajó en Silicon Valley, Vahid Motazedian, para establecer el proyecto Wings of Knowledge en Gonzales. Los adolescentes aplican las habilidades CTIM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) en el trabajo con agricultores locales para solucionar problemas o ayudarlos a tener mejores cultivos. Motazedian, quien lanzó la iniciativa hace tres años, expandió el proyecto en Gonzales debido a la recepción que obtuvo la ciudad. “Es un lugar fantástico para realizar cosas, muy fluido y dinámico”, dice Motazedian. “Así es como hacemos las cosas en la industria”.

El orgullo por los jóvenes se puede observar en Gonzales en pancartas alrededor del pueblo anunciando a los recién graduados de la escuela secundaria, a los que se dirigen a las escuelas técnicas, al colegio universitario comunitario o a las universidades como la Universidad de California en Los Ángeles, Davis y Berkeley. La esperanza es que ellos se mantengan conectados con su comunidad. “Hemos visto como muchos jóvenes que se graduaron de nuestra escuela secundaria regresan y ahora están trabajando para hacer de Gonzales un mejor lugar para sus hijos”, dice la Alcaldesa Maria Orozco.

A young, female intern works in an office.

Nayeli Gómez, de 18 años, durante su pasantía de verano en el Ayuntamiento de Gonzales antes de dirigirse a la Universidad de California en Davis.

 

A group of students walk through a field.

Como parte del programa Wings of Knowledge, Veronica Rodriguez, Leslie Hernandez, Maria Lopez y Andres Hernandez (de izquierda a derecha) trabajan en proyectos de ingeniería en las granjas de Gonzales.

 

Ganador del 2019 Premio a la Cultura de Salud: Gonzales, California

De Cómo un Pueblo Pequeño, con un Gran Corazón, Logra Grandes Cosas

Hace cuatro años, Emily Rios se mudó a Gonzales porque su esposo quería criar a su propia familia en el pueblo donde él creció. 


Trasladada desde los suburbios de San Diego, Rios instantáneamente sucumbió ante el encanto de un pueblo pequeño en su nuevo hogar. 

“Las personas simplemente dan un paso todos los días para hacer que este sea un mejor lugar para todos”, dice la madre de 31 años de edad y anterior maestra de música. 

Los residentes de Gonzales conversan sobre sentirse conectados y sienten un orgullo excepcional por la noción de que cualquier persona puede ser una fuerza para mejorar la comunidad. Rios describe la tan mencionada Manera de Gonzales como una “mentalidad donde todos se preocupan por todos”.

Puede ser un gesto pequeño como cuando el farmaceuta local, Jimmy Eitoku, necesitaba un lugar para dictar clases semanales sobre el manejo de la diabetes y la ciudad abrió las puertas de las Salas del Ayuntamiento de la Ciudad. “Ellos simplemente me entregaron las llaves y me dijeron, devuélvelas cuando hayas terminado”, dice Eitoku, propietario de la Farmacia Gonzales.

O puede ser un reto más serio como atender la escasez de proveedores de atención médica.  

A pharmacist assists a customer.

Técnicas de farmacia Rosa Leon (izquierda) e Imelda López (derecha) con Jimmy Eitoku (centro), el propietario desde hace mucho tiempo de la Farmacia Gonzales.

A doctor talks with nurses at a wellness center.

Dra. Christine Ponzio (centro) con las enfermeras Lorena Ortic (izquierda) y Patricia Pérez (derecha) en el Centro de Salud y Bienestar Familiar de Taylor Farms.

A mother reads to her son.

Emily Rios lee con su hijo de 2 años, Simon Jr. Ella es voluntaria para el grupo Friends, Family and Neighbors, enseñando canciones infantiles en inglés y español.

En el 2012, una valoración sobre las necesidades de salud en Gonzales liderada por el condado encontró que una de cada cinco personas no tenía un médico ni una clínica regular para la atención preventiva y de rutina. En ese entonces, Christine Ponzio estaba muy ocupada siendo la única médica en la ciudad y decidió fusionar su consultorio con el Sistema de Atención de Salud Salinas Valley Memorial (SVMHS). El sistema de salud, a cambio, estableció la construcción de un nuevo centro de salud, con un empleador local, Taylor Farms, mediante la donación de $1 millón que fue aportado al costo de $3 millones. “Fue conmovedor que eso sucediera”, dice Ponzio. Gonzales ahora tiene tres médicos a tiempo completo y tres médicos asistentes.

Al mismo tiempo, una segunda clínica sin fines de lucro abrió sus puertas para atender a los trabajadores agrícolas. A medida que más personas están recibiendo la atención que necesitan, ambas clínicas se están expandiendo y añadiendo servicios, inclusive de rehabilitación en la sede para los trabajadores agrícolas. Impulsados por un sentido de posibilidad, los residentes en Gonzales están motivados para contribuir en el diseño de soluciones y ser partes de los resultados. Un grupo de alrededor de una docena de residentes participó en una Academia de Liderazgo de Residentes, realizada por el Departamento de Salud del Condado de Monterrey. El grupo, que introdujo a los participantes al desarrollo de políticas, compromiso, y defensa, “allanó el camino para más colaboración proveniente de los residentes locales”, dice Carmen Gil, gerente de salud en todas las políticas para el Departamento de Salud del Condado de Monterrey. 

Los líderes de la ciudad también le dan espacio a las residentes para estar de acuerdo o en desacuerdo. Uno de los retos que ejerce más presión sobre la comunidad es añadir más unidades de viviendas asequibles. Pero la ciudad tuvo que poner en la mesa un plan reciente para un nuevo desarrollo después de que algunos residentes objetaron utilizar una parcela de la ciudad que previamente había sido destinada para un centro comunitario. Tras el rechazo del proyecto, los planeadores de la ciudad invitaron a los residentes a reuniones y a talleres de trabajo para discutir todos los asuntos que fueron presentados a medida que trabajaban para atender sus preocupaciones y revisar su enfoque en el proyecto. “Requiere de un trabajo regresar a la comunidad para escuchar, y ser auténtico sobre ello” dice el administrador de la ciudad René Mendez.

Para construir una Cultura de la Salud, la comunidad realiza esfuerzos intencionales para crear un sentido de pertenencia, seguridad y bienestar, juntando personas a través de esfuerzos como el programa Amigos, Familias y Vecinos, administrado por Community Action Partnership de San Luis Obispo y fundado por la ciudad y United Way del Condado de Monterrey. Al reconocer que muchos padres confían en sus amigos o familiares para cuidar de sus hijos, el programa patrocina parques de juego para permitir que los niños pequeños, así como también sus cuidadores se conecten. Los voluntarios enseñan a los cuidadores habilidades y actividades que ellos pueden aplicar para preparar a los niños para la escuela.  

Emily Rios es voluntaria en el grupo de juego, y enseña a los niños canciones en inglés y en español. “Como padre que se queda en casa o como cuidador, a veces es difícil salir de paseo” dice. “Cada otro miércoles, esto les da una razón para salir, para dar una caminata, para involucrarse en su comunidad”. 

El parque de juegos, dice ella, es parte de la Manera de Gonzales. 

“Se que a mi esposo y a otras personas que quieren regresar aquí y criar a sus familias aquí debido a esa conexión tan especial en Gonzales”, dice Rios. 

—Emily Rios Residente de Gonzales, madre, y ex maestra de música