El Condado de Broward, Florida

Ganador del 2019 Premio a la Cultura de Salud

El ‘Destino’ del condado de Broward: Equidad en Salud

En el Condado de Broward, Florida, el lema no oficial entre los socios de la salud es “todo o nada”, y por una buena razón.

Esta comunidad en Florida del Sur, en medio de los condados de Miami-Dade y Palm Beach, se extiende desde las tierras altas de Fort Lauderdale hasta los pantanos de los Everglades. Tiene más población que 14 estados con 1.9 millones de personas, un tercio de los cuales nació en otros países, fuera de los Estados Unidos.

Los socios de la comunidad entendieron que todo, desde viviendas asequibles hasta escuelas de calidad hasta cómo manejan el racismo tendrá un impacto sobre la salud de sus residentes. Y para derribar estos problemas grandes, complejos, interrelacionados a lo largo de este condado geográfica y demográficamente populoso y diverso, reconocieron la necesidad de trabajar juntos. Más del 60 por ciento de la población son personas de color, que incluye un 30 por ciento de afrodescendientes y 28 por ciento de hispanos.

Condado de Broward, Florida

Condado de Broward, Florida

A cabinetry apprentice working in a wood shop.

Condado de Broward, Florida

El condado de Broward se está "volviendo grande" en sus esfuerzos por eliminar las barreras para la salud y el bienestar económico de sus residentes.

Condado de Broward se está "volviendo grande" en sus esfuerzos por eliminar las barreras para la salud y el bienestar económico de sus residentes.

Condado de Broward, Florida

El condado de Broward se está "volviendo grande" en sus esfuerzos por eliminar las barreras para la salud y el bienestar económico de sus residentes.

“Nuestro destino es que finalmente todas las personas tengan equidad en la salud, para que todos sean capaces de alcanzar su estatus de salud óptimo y para que las barreras sean eliminadas”, dice Paula Thaqi, directora del Departamento de Salud de Florida en el condado de Broward.

El condado de Broward es uno de los lugares más costosos para vivir en el país, creando una barrera económica a la salud. Alrededor de la mitad de los residentes pagan más de un tercio de su ingreso en vivienda. Entre las personas y familias trabajadoras, el 44 por ciento no puede costear las necesidades básicas de vivienda, alimentación, cuidado infantil, atención médica y transporte, de acuerdo con un estudio de United Way.

Cuando gran parte del cheque de pago se destina al alquiler o a la hipoteca, se hace más difícil acceder al doctor, cubrir las facturas de los servicios públicos o mantener un transporte confiable hacia el trabajo o la escuela, todo lo cual tiene un impacto sobre la salud. Broward también tiene la segunda tasa más alta de nuevos diagnósticos de VIH/SIDA en el país, lo cual conllevó a que el condado considerara que los tratamientos, prevención y acceso a la atención de la salud son una prioridad. Otras barreras a la salud no son tan fáciles de medir, pero no por ello menos limitantes, como el trauma colectivo por los huracanes devastadores y la violencia generalizada, así como también un legado que continúa de segregación racial y discriminación. 

Para atender estos retos, los líderes del gobierno, negocios y organizaciones sin fines de lucro trabajan en paralelo a través de la Coordinación del Ayuntamiento de Broward para promover la acción, alineados alrededor de cuatro asuntos fundamentales: incrementar las viviendas asequibles; recuperarse de los desastres; lidiar con el trauma colectivo; y garantizar que la población que envejece en el condado pueda vivir bien. A nivel del vecindario, se anima a los residentes a conquistar la salud de su comunidad a través de cinco Zonas de Comunidad Saludable lideradas por el condado. Ellos identifican sus mayores retos que ejercen presión sobre la salud y ayudan a dar forma a políticas y prácticas para atender esas preocupaciones, por ejemplo, cómo tener calles más seguras o reducir el uso de tabaco. 

Al “pensar en grande”, la comunidad de Broward:

—Kimm Campbell directora, Departamento de Servicios Humanos del Condado de Broward
  • Aprobó un impuesto adicional de un centavo, por 30 años, para incrementar las opciones de transporte y enfrentar los retos en el transporte;
  • Brindó atención dental preventiva gratuita a más de 60,000 niños en 215 escuelas públicas, reduciendo la pérdida de días de escuela y evitando las consultas a la sala de emergencia;
  • Mejoró el acceso a la atención para 2,000 personas que fueron diagnosticadas recientemente con VIH o que previamente no regresaron para la atención de seguimiento; e
  • Incrementó las tasas de graduación entre los estudiantes de color desde un 66 por ciento en el 2017 a un 79 por ciento en el 2018.

Los líderes usan datos para localizar oportunidades de mejora en la salud, y confían en la colaboración para cumplir con metas comunes. Uno entre muchos ejemplos es Broward Unlimited Potential (UP), una iniciativa liderada por el Broward College con socios en los negocios, organizaciones sin fines de lucro y otros grupos comunitarios para incrementar el acceso a la educación y promover oportunidades económicas. Para identificar vecindarios con altas necesidades, Broward UP revisa los códigos postales con tasas desproporcionadamente altas de desempleo, bajo logro educativo y hogares con bajos ingresos.

“Hay un don que tiene el condado”, dice Gregory Haile, el presidente del colegio universitario, “ser capaces de compartimentar sus egos”.

El Premio a la Cultura de Salud valida este espíritu de fraternidad, dice Kimm Campbell, directora del Departamento de Servicios Humanos del Condado de Broward. “Nuestros compromisos con los otros son auténticos”, dice Campbell. “Y nosotros impulsamos y nivelamos esas relaciones para que las cosas se hagan”.

Ganador del 2019 Premio a la Cultura de Salud: El Condado de Broward, Florida

Un Espacio Para Conversar Sobre Racismo—y Equidad en El Progreso

¿Qué hay en un nombre? Para los residentes afrodescendientes del condado de Broward, todo.

Sistrunk Boulevard es un tributo a James F. Sistrunk, un cirujano de color quien comenzó el primer hospital para afrodescendientes en Fort Lauderdale en el 1938 porque él no tenía permitido realizar procedimientos quirúrgicos en los hospitales para blancos. 

El Parque Estatal Von D. Mizell-Eula Johnson honra a dos líderes del Movimiento por los derechos civiles en Estados Unidos quienes escenificaron protestas en las playas que eran exclusivas para blancos.

La Walker Elementary School reconoce al educador Clarence Walker, quien lideró la lucha en la década del 1940 para un día completo de escuela para los niños de color, de quienes se esperaba que trabajaran en los campos recolectando las cosechas.

Estos tributos a través de nombres públicos son señales de que la comunidad honra y valora los activos de sus diversos residentes, y reconoce públicamente la historia de racismo que ha afectado a todos en la comunidad, pero que desencadenó disparidades que son medibles para los afrodescendientes. Más específicamente, el legado de la segregación es un reto que los socios en Broward están atendiendo de frente, reconociendo que los prejuicios arraigados son barreras para mejorar la salud.

 

 

A woman in a suit looks out a window.

Kimm Campbell dirige servicios humanos para el condado de Broward.

A man stands behind the desk in his office.

David Watkins dirige iniciativas de equidad y diversidad para las Escuelas Públicas del Condado de Broward.

A woman leading a community workshop.

Sue Gallagher, directora de innovación del Consejo de Servicios para Niños del Condado de Broward, dirige un taller sobre la historia local del racismo.

“Esta es una comunidad que invita y está abierta a las personas de todos los sectores de la sociedad, de todas partes del mundo”, dice David Watkins, director de equidad y diversidad para las Escuelas Públicas del Condado de Broward. “Pero, también debemos ser conscientes del hecho de que existe una historia en nuestro país y en nuestra comunidad que ha marginalizado a muchas de esas voces y silenciado a algunas de esas voces”.

El condado de Broward centra su atención en cómo una comunidad puede atender activamente y cambiar las estructuras que perpetúan las inequidades mediante el reconocimiento abierto de las prácticas que históricamente excluyeron a algunos grupos. Están creando espacios públicos para conversaciones difíciles sobre racismo que están cambiando las políticas y prácticas, así como también las actitudes. La Iniciativa para Desmantelar el Racismo, iniciada en el 2016 por cuatro condados asociados, ha dado entrenamiento a alrededor de 3,400 personas dentro de las agencias del gobierno, escuelas, proveedores de servicios sociales y organizaciones con base en la fe. Para continuar con el trabajo de la iniciativa, se realizan congregaciones regularmente; una para las personas de color, una para los blancos, y una para ambos. “Ahora, es más fácil tener esta conversación”, dice Sharon Hughes, trabajadora de salud comunitaria afrodescendiente en el YMCA, quien recibió el entrenamiento.

Para ayudar a superar la brecha racial en los logros en el Distrito Escolar del Condado de Broward, cada escuela tiene una liga de equidad para garantizar que cada estudiante tenga el mismo nivel de oportunidades. La liga establece metas y marcadores de cumplimiento para las escuelas, hace seguimiento a esos marcadores como el desempeño en el salón de clase e incidentes de comportamiento, al mismo tiempo que investiga los patrones detrás de los números que pudieran estar creando una desventaja para los estudiantes de color. En una escuela primaria, la liga de equidad detectó un nivel alto de acciones disciplinarias durante la salida y, uniendo los cabos sueltos, tuvo conocimiento de que la escuela no tenía un programa después de clases. Los pasillos se congestionaban con los estudiantes corriendo para alcanzar el transporte a casa.  

“¿Quizás no eran los niños? Quizás era el proceso”, recuerda Marion Williams, miembro de la liga de equidad para el distrito. La escuela comenzó a controlar la salida por etapas y las referencias disciplinarias descendieron en un 40 por ciento, dice.

Para mejorar los resultados educativos, las escuelas públicas cuentan con una variedad de iniciativas, como el programa de Liderazgo Mentores del Mañana y los esfuerzos para incrementar la participación de los estudiantes de color en actividades como codificación de computadoras y el programa de debates aclamado por el distrito. Las tasas de graduación de los estudiantes de color se han incrementado desde un 66 por ciento en el 2013 hasta un 79 por ciento en el 2018, y el distrito escolar tiene más estudiantes afrodescendientes inscritos en clases de computación de Colocación Avanzada que el resto de los estados combinados.

“Realmente estamos enfrentando este trabajo de disparidad en los resultados atendiendo la causa raíz del racismo sistémico”, dice Kimm Campbell, directora de Servicios Humanos del Condado de Broward.

El Consejo de Servicios Infantiles—una de las agencias clave detrás del esfuerzo para Desmantelar el Racismo, junto con el Departamento de Salud de Florida-Broward, las Escuelas Públicas del condado de Broward, y el condado de Broward—realiza charlas regularmente en la comunidad sobre la historia local de racismo y anima a las personas a participar en el taller de trabajo que dura dos días. Algunas oficinas públicas utilizan los cristales de equidad racial para mejorar los resultados en áreas como la salud, bienestar económico, y salud mental; y lo aplican en la política de toma de decisiones. Los comisionados del condado, por ejemplo, aprobaron un plan para el uso de un terreno a 10 años que incluyó una política para considerar el impacto ambiental de los proyectos en diferentes grupos raciales y étnicos.

Los esfuerzos para reducir la disparidad racial en el sistema de bienestar infantil han tenido como resultado una disminución en la remoción de niños de color de sus familias hacia el cuidado fuera del hogar—de 749 en el 2016 a 595 en el 2018. Campbell dice que los niños de color permanecen bajo el cuidado el doble de tiempo que sus contrapartes blancos. El condado inició un nuevo esfuerzo para tratar de mantener a los niños en sus hogares rodeando a estas familias con servicios y apoyos. Esto refleja un intento por poner en práctica el desmantelamiento del racismo y para desarraigar políticas, prácticas y procedimientos inadvertidos que perpetúan el racismo y las prácticas racistas, dice ella. “No estamos hablando del racismo individual, persona a persona”, dice Campbell. “Estamos hablando sobre la infraestructura del racismo sistémico e institucional que juega un papel en el día a día de las vidas de los pacientes y de los clientes que atendemos”.

David Watkins director de equidad y diversidad, Escuelas Públicas del Condado de Broward

Ganador del 2019 Premio a la Cultura de Salud: El Condado de Broward, Florida

Tratar el Tema de las Viviendas Como Una Comunidad, No Solo Como Individuos

En el vecindario de Sunrise, trabajadores de la construcción derrumbaron una casa de un piso hasta los cimientos de sus paredes de ladrillo; lo único salvable después de que el huracán Irma en el 2017 arrancó el techo de la vivienda, empapó su interior y dejó al propietario de la casa sin un lugar donde vivir.

La maestra jubilada tenía pocas opciones: El precio de venta promedio de una casa unifamiliar en el condado de Broward estaba alrededor de $350,000 en el 2018. “Ella nunca habría podido asumir el costo de una casa”, dice Jason Mann de la organización sin fines de lucro Rebuilding Together, que está restaurando la propiedad sin costo para la jubilada quien tiene un ingreso fijo.

Cuentan esto como una pequeña victoria en una batalla abrumadora para crear o mantener más unidades de viviendas asequibles. La comunidad de Broward está tomando medidas con propósito para atender los asuntos de salud que los residentes y los líderes del condado priorizan juntos—desde construir más viviendas para residentes de bajos ingresos hasta fortalecer una planeación de recuperación a largo plazo después del paso de huracanes que causan daños. Ellos saben que factores como el alto costo de la vivienda y largas distancias de traslado no solo hacen que el día a día sea más difícil, sino que eso afecta la salud de los residentes y el bienestar de la comunidad como un todo.

Men in front of a house being restored.

Patrick Shea, Terrance Roberts y Jason Mann (de izquierda a derecha), de la organización sin fines de lucro Rebuilding Together, se paran frente a una casa que están restaurando sin costo alguno para el ocupante.

Broward no solo está conversando sobre sus retos de salud, sino que está procurando cambios en la política y las prácticas desde múltiples frentes de una manera que sea tanto sustentable como integral. Los socios de la comunidad están defendiendo asuntos que no siempre reúnen el apoyo de fondos públicos, por ejemplo, las viviendas asequibles, y los residentes están respondiendo, tomando conocimiento de que todos en la comunidad están mejor cuando todos pueden asumir el costo de tener un lugar que puedan llamar hogar. Los electores han apoyado nuevos impuestos para aportar fondos a mejoras en el transporte, así como también, la creación de un Fondo de Fideicomiso para Viviendas para la construcción de más viviendas asequibles.

“Las personas están dispuestas a votar la creación de un impuesto sobre ellos mismos para algo que es importante para todas las personas en el condado, no solo para ellos individualmente”, dice Nan Rich, comisionada del condado de Broward y presidente del Consejo Coordinador de Broward (CCB), que reúne a los ejecutivos de alto nivel de negocios, el gobierno y del sector de las organizaciones sin fines de lucro para trabajar en preocupaciones comunes en salud y servicios humanos. 

Florida del Sur sigue siendo una de las regiones metropolitanas con mayor carga de costos en la nación, ya que alrededor de la mitad de los residentes de Broward dedican más del 30 por ciento de su ingreso mensual a la vivienda. Muchos trabajan en los sectores de servicios y hotelería. “Tenemos nuestra más preciosa industria del turismo, sin la cual no podemos vivir, y sin embargo las personas que trabajan en esa industria número uno no pueden asumir el costo de vivir aquí”, dice Sandra Veszi Einhorn, directora ejecutiva del CCB. La escasez de viviendas asequibles, añade, “inhibe nuestra capacidad de ser económicamente sustentables”.  

A woman and a class of young children walk on a sidewalk.

Los miembros del Kids Enrichment Club caminan a L.A. Lee YMCA después de la escuela con el consejero Jonai Perry.

 

A woman stands in an office hallway.

La comisionada del condado, Nan Rich, preside el Consejo Coordinador de Broward, que convoca a altos ejecutivos de empresas, gobierno y el sector sin fines de lucro.

Las mejoras en la sección del Corredor Sistrunk en la ciudad de Fort Lauderdale señalan la importancia de la colaboración para el éxito comunitario. En Northwest Gardens, la Autoridad de Vivienda de la Ciudad de Fort Lauderdale reemplazó viviendas públicas envejecidas con 669 nuevas unidades asequibles en desarrollos que incluyen un sistema de senderos para peatones, jardines urbanos dispersos y espacio comunitario. 

La Autoridad de Vivienda también se asoció con L.A. Lee YMCA para motivar a los residentes a tomar un rol más activo en su salud y en la salud de su comunidad a través de una designación liderada por el condado como Zona de Comunidad Saludable. Trabajando con la Autoridad de Vivienda, los residentes han adquirido los cristales “SSE” para evaluar todo lo que hacen, cada decisión y acción debe ser sostenible, saludable y equitativa. Mientras tanto, los trabajadores de salud comunitarios sirven como defensores de los residentes, guiándolos a través de sus metas en salud. 

El YMCA está remodelando su vieja instalación en Sistrunk, donde los residentes tienen una tasa de expectativa de vida que es ocho años menor que los residentes justo al otro lado de la carretera en Fort Lauderdale. El YMCA recientemente inició el movimiento de tierra para una instalación de $17 millones que incluirá un teatro, ventas al detal a nivel de calle y un piso dedicado a los salones de clase para el Broward College. 

“Las asociaciones lo son todo”, dice Gabe Ochoa, vicepresidente de estrategias en salud comunitaria para el YMCA en Florida del Sur. “Otros condados, añade, miran a Broward y dicen, ‘Ustedes sí saben cómo asociarse. Ustedes saben cómo ir más lejos juntos’”. 

—Sandra Veszi Einhorn director ejecutivo, Consejo Coordinador de Broward

Ganador del 2019 Premio a la Cultura de Salud: El Condado de Broward, Florida

Encontrar Caminos Para la Sanación, Resiliencia y Despertar del Trauma

En la puerta contigua a una tienda de alimentos para la salud en un centro comercial, un nuevo centro de bienestar sin cita previa presenta un aura de calma inmediata. Un círculo de adolescentes practica ejercicios de respiración profunda. Otros jóvenes se reúnen con el personal en cuartos privados, decorados con murales de montañas y frases motivacionales como “los mejores paisajes se aprecian después de los ascensos más fuertes”.

Se llama Eagles’ Haven y se encuentra en Parkland, justo al cruzar la autopista desde la Marjory Stoneman Douglas High School (MSD), donde un tirador solitario asesinó a 17 y lesionó a otros 17 el 14 de febrero del 2018. 

Los socios comunitarios han aprovechado el poder de los residentes para sanar y restaurar la esperanza, creando medios para la recuperación y el fortalecimiento de los vínculos comunitarios para enfrentar un trauma colectivo. En medio de la tragedia, todos querían ayuda. Hubo un momento de acción; para canalizar toda esa aflicción y trauma a través del movimiento y el cambio para el bien común. El Consejo de Coordinación de Broward asumió la misión de ver con perspectiva el impacto del trauma en la comunidad, y enfocar los esfuerzos sobre las metas compartidas. El Consejo de Coordinación hará seguimiento sobre quién está haciendo qué y cómo las diferentes entidades pueden trabajar juntas alrededor de asuntos como la seguridad escolar, atención informada del trauma, y prevención de suicidio.

“Nosotros reunimos a todos para la comunicación, colaboración y coordinación”, dice Sandra Veszi Einhorn, directora ejecutiva del Consejo de Coordinación, que incluye a los líderes en salud y servicios humanos del gobierno, los negocios y del sector de las organizaciones sin fines de lucro.

A group of high school students meet.

Los miembros del club de Mind Body Ambassadors de Marjory Stoneman Douglas High School se reúnen en el centro de bienestar Eagles’ Haven.

People attend a drumming circle.

Jaret Brook lidera un círculo de tambores en Eagles’ Haven, un nuevo centro de bienestar en Parkland, Florida.

A roadside memorial to a shooting victim.

Se han erigido monumentos conmemorativos en la línea de la cerca de Marjory Stoneman Douglas High School, donde un tirador solitario mató a 17 e hirió a 17 el 14 de febrero del 2018.

En Eagles’ Haven, lo primero que una persona ve cuando atraviesa la puerta principal es una pintura con 17 corazones, un recordatorio silencioso de lo que está uniendo a estudiantes, padres, y vecinos en este espacio. El centro abrió en el verano del 2019, es administrado por Jewish Adoption and Family Care Options, y recibe fondos a través del Consejo de Servicios Infantiles (CSC), que canaliza alrededor de $100 millones en fondos de los contribuyentes para servicios y programas para mejorar las vidas de los niños de Broward; de todo, desde apoyo para el bienestar infantil hasta la salud escolar. 

“La tragedia en Parkland me sacudió en lo más íntimo”, dice Cindy Arenberg Seltzer, funcionario jefe ejecutivo del CSC. “Como madre de un niño de 12 años que vive a una milla de distancia de la escuela, me aterrorizó y me sigue aterrando”. 

Pero, con la tragedia en los titulares de los medios por tanto tiempo, “había algo de coraje de las otras partes de la comunidad que experimentan la violencia con las armas de manera diaria”, dice Seltzer. ¿Había ayuda y apoyo para ellos? “Eso me frenó de golpe”.

Eso puso el concepto de equidad racial en práctica en tiempo real en el CSC, uno de los grupos líderes del esfuerzo para desmantelar el racismo en el condado. “No quería decir que no debíamos prestar atención a lo que estaba sucediendo en Parkland,” ella añade, “pero generó que tuviéramos un mayor enfoque sobre el trauma de la violencia con armas en todo el condado”. 

En el CSC, Parkland tuvo un impacto no intencional, transformando la agencia “de una manera bastante fundamental” al integrar en todas las cosas más atención a la concienciación del trauma y el apoyo, dice Seltzer.

Un resultado: El CSC trabajará con otras comunidades que experimentan altos niveles de violencia para identificar a socios confiables que puedan operar tres centros, con un enfoque similar al de Eagles’ Haven, en sus vecindarios. Además de ofrecer actividades gratuitas como yoga o kickboxing, Eagles’ Haven permite la interacción con el personal capacitado en trauma que puede guiar a estudiantes o adultos hacia apoyo terapéutico adicional.

Como con todos los programas y servicios de apoyo del CSC, la agencia hace seguimiento a los datos y resultados para establecer prioridades, evaluar el desempeño e impulsar las decisiones. Al reflejar un compromiso con la rendición de cuentas y la mejora continua, la agencia publica anualmente un presupuesto, con más de 200 páginas, que evalúa a cada contrato individualmente sobre cómo ha sido el desempeño de cada proveedor.

Otro nuevo camino hacia la sanación después de Parkland ha sido la introducción del club de Mind Body Ambassadors en las escuelas. La idea comenzó en la MSD, donde los estudiantes, así como también los maestros y administradores, han sido entrenados en técnicas de cuidado personal como respiración profunda y meditación.

“Me preguntaba, ‘¿cómo voy a poder ensañar de nuevo?’” dice Diane Wolk-Rogers, una maestra de historia en MSD. Después de realizar la capacitación, ella compartió lo que había aprendido con los estudiantes, el personal y los padres. La idea se propagó, y alrededor de 100 estudiantes ahora prestan servicio como Embajadores Mente y Cuerpo y enseñan técnicas de relajación a otras personas. Considerando el apoyo estudiantil al programa en la MSD, el CSC quiere introducir los clubes en todo el distrito escolar.

“Encontré esa calma en mí misma”, dice Wolk-Rogers. “Y en lugar de ver a los estudiantes como sobrevivientes o víctimas, los veo como líderes”.

—Diane Wolk-Rogers profesor de historia, Escuela secundaria de Marjory Stoneman Douglas